“Mapeppa”: El primer amor de Ekai

No se que tendrá Peppa Pig, ni su hermano George, ni mammy pig o Daddy pig (una especie de Hommer Simpson para bebés), pero todos ellos forman parte del universo de Ekai… bueno, no sólo eso, sino que centran el universo de Ekai cuando los está viendo.

Nosotros intentamos que no vea mucho la TV todavía pero aún así, casi siempre por comodidad, le ponemos un poco de dibujos animados… A él sólo le convence Peppa, puede estar el tiempo que sea viendo esos dibujos, cuando salen las letras vuelve a sus pensamientos originales y a seguir con su vida, cuando vuelve otro capítulo, se olvida de lo que estaba pasando… Da igual que le pongas volumen o no… Ekai solo piensa “Si me das a elegir… me quedo contigo”, como diría Manu Chao.

Al vivir en el Reino Unido se lo ponemos en inglés, es muy pequeño y no entiende nada pero sí que saca algunas expresiones como cuando baja un tobogán y dice “wiiiiiii”, eso viene de Peppa. Hemos probado con otros dibujos y, casualmente, Los Simpsons funcionaron un día también, pero, el resto, no le valen. Y no sé que tendrá esta serie: serán sus colores, serán sus formas, será el cómo hablan (aunque cuando lo pongo sin volumen da igual) o será lo que sea… Peppa siempre triunfa. Es más, cuando me ve con el ordenador, me viene y me dice “Mappepa, Mappepa…” y se piensa que se lo voy a poner, a veces si no lo hago se rabia.

IMG_20160319_133809

Supongo que está bien que vea estos dibujos, como digo, no los ponemos mucho pero sí cuando nos hace falta. Por supuesto, me he tragado varios capítulos y hay cosas que me parecen bien pero otras no tanto… por ejemplo, el tema de los roles de los padres, a veces es mammy pig la que conduce, lo cual esta genial, pero está la profesora, el pescador, el mecánico, ellas juegan a muñecas, ellos con trenes… no sé, si entendéis por donde van los tiros… todavía lo tengo que analizar mejor.

El caso es que medio enganchan también a los adultos (hasta que lo ves cien veces), el padre es super gracioso y la madre lo soluciona todo… Peppa (y perdón) es bastante consentidilla y su hermano es genial!

Ekai va a cumplir 17 meses dentro de poco, no sé hasta cuando seguirá con Peppa o cuando tendremos que cambiar de hábitos en este sentido, supongo que él mismo y el tiempo nos lo irán diciendo, mientras tanto seguiré estaré en la cola del supermercado y me seguiré dando cuenta de que estoy tarareando la canción del final de Peppa Pig, mientras la chica que está detrás mío se ríe intentando que yo no me de cuenta…

Un genial domingo de Semana Santa

Ser padre mola por muchas cosas, una de ellas es que entre los padres tenemos una relación especial o, por lo menos, a mí me pasa: Voy caminando por la calle llevando el carro y cada vez que veo un padre como yo, en este país o donde sea, o bien nos miramos y nos hacemos un gesto de complicidad o, incluso, nos saludamos. Es un acto de camaradería, que no sé muy bien que quiere decir o por qué pasa, pero ocurre y está genial.
Por cierto, siempre me pregunto por qué la gran mayoría de las veces el carro es “conducido” por el padre y no por la madre cuando estamos los dos. Ayer lo solté en voz alta y mi pareja me respondió con una pregunta: “¿Por qué lo llevas tu siempre?”… No supe responder, sólo sé que si no lo tengo yo, me siento como vacío.
Volviendo a lo del saludo entre padres, me pasó el domingo de semana santa en el jardín botánico de Birmingham en varias ocasiones, ya que fuimos con Ekai a un evento en plan buscar huevos de pascua para niños y había muchisimos padres y madres con niños. Birmingham ha organizado varios eventos para familias durante esta semana santa y nosotros, como no, acudimos a uno de ellos.
Ekai se quedó dormido pero aprovechamos para buscar los 10 huevos de pascua repartidos por estos maravillosos jardines (no encontramos todos pero hicimos lo que pudimos) y pasar un día agradable.

IMG_20160327_132414Después con Ekai ya despierto, corrimos por las verdes y limpias laderas hasta que yo me cansé! Porque Ekai no se cansa nunca… Acabamos escuchando un concierto reggae, que estaba genial. Por cierto, Ekai en su ánimo de descubrir absolutamente todo se metió en el escenario mientras los músicos ensayaban y que majos que el batería le regaló una baqueta y le hizo tocar por primera vez una batería…

IMG_20160327_142440
Ekai con su baqueta!

Aunque Ekai estaba un poco raro ayer con el tema de los dientes (pobrecito que mal lo está pasando), creo que lo pasó muy bien.
El tiempo es un condicionante muy fuerte en este país, sobre todo a la hora de sacar a la calle a un niño pequeño, pero yo animo a todo el mundo a que lo haga, hay actividades muy interesantes, educativas y que les va a encantar.
Besos!

SOMOS #PADRESIGUALITARIOS

Hoy es el día del padre en España, me gusta saber que tengo un día! aunque aquí en casa celebramos los dos días del padre, el de Reino Unido y el de allí y lo mismo con la madre. Más que nada porque si tengo la oportunidad de tener dos días mejor que uno!

Lo más importante, sin embargo, es celebrar que yo quiero y puedo cuidar de mi hijo de la misma manera que mi pareja. Creo que mi familia no es una familia tradicional, y estoy orgulloso de ello. Nosotros compartimos las tareas al 50%, a veces yo más, a veces ella más y tomamos todas las decisiones juntos. Nunca mi pareja ha tomado una iniciativa sin consultarme y viceversa. Nunca mi pareja me ha estado llamando constantemente cuando yo he estado con Ekai solo por ahí o incluso de vacaciones en mi pueblo. Al igual que yo tampoco a ella (sólamente por ser mujer no tiene por que hacer mejor las cosas que yo).

Nosotros confiamos el uno en el otro y ambos partimos de cero en esta aventura que es la paternidad, lo cual, nos estimula a seguir hacia delante, sin miedo a equivocarnos.

Cada vez hay más padres igualitarios, lo cual, me llena de alegria y esperanza, aunque también hay muchos que no. La pediatra de mi hijo, de origen indio, se queda sorprendida de que yo sea capaz de llevarle a la consulta, desnudarle, pesarle y vestirle, sin agobiarme y mientras hablo con ella con una sonrisa. Me dice siempre literalmente que “eso sería imposible que pasase en mi cultura”. No estoy de acuerdo. Entiendo que la madre lleva al bebé nueve meses dentro y tenga una conexión más especial que el padre por este motivo y lo acepto, pero eso no quiere decir que el trabajo se lo tenga que cargar ella también.

IMG-20160313-WA0028

Ambos tenemos el mismo derecho a trabajar y la misma obligacion moral de cuidar de nuestros hijos y este país está un poco menos avanzado en este sentido. Como ejemplo, nunca me he cruzado con un padre y un hijo (ambos solos) en seis o siete meses asistiendo a los baby groups. Si habia algún padre, SIEMPRE, estaba acompañado por la madre.

En fin, con esto, quiero felicitar a todos los seguidores de este blog que son padres. Padres igualitarios o no, es una decisión de vida y lo mío sólo una opinión. Pero, aunque no tengas tiempo, estés muy cansado etc. no pierdas la oportunidad de educar a tu hijo y ayudar a tu pareja en lo máximo que puedas.

Vacaciones

Entre las Navidades y una serie de proyectos que tengo en la cabeza y que estoy tratando de desarrollarlos, además de estar cuidando de Ekai tres días completos a la semana por haber perdido mi trabajo, no he podido escribir hasta este momento mi siguiente post (y aprovecho que está dormidito…).
Precisamente de las vacaciones quería hablar…
Una de las peores cosas que tiene el vivir en el extranjero son las vacaciones, ya que éstas, se tienen que partir (por lo menos mitad y mitad) en lo que son vacaciones reales (monte, playa, ciudad turística, viaje transatlántico…) y la visita a casa, familia y amigos. Esto sin niño, cuando tienes niño y es tan pequeño, casi el 80 por cien de las mismas las tenemos que invertir en visita a casa. Si ponemos mi caso particular, yo soy de Iurreta (Bizkaia) y mi pareja de Madrid, así que… vamos bien!
Por suerte, tenemos muchos amigos y familia y nos encanta, pero nunca es posible estar todo lo que quisiéramos con ellos y el rato que lo pasas lo pasas mal y pensando en la siguiente visita, la verdad, a mí me produce un poco de estrés. Últimamente lo llevo mejor y estamos más relajados y esto se notó durante las pasadas navidades, ya que vimos a los que pudimos y como pudimos pero sin estresarnos y pasamos un tiempo de calidad con los pocos que pudimos ver.

P1050828
Desafortunadamente no se puede ver a todo el mundo, antes, sin niño, quizá sí, pero ya no, en mi caso, al vivir en un pueblo, aseguro que voy a pasar tiempo con la familia y con mis amigos más cercanos y el resto “ya los veré” de alguna manera si coincide, y si no, pues, realmente es una pena, pero bueno. Siempre hay gente que realmente quieres ver pero no puedes… aunque yo también pienso quesi viven cerca y realmente quieres, se consigue.
Yo me he estresado, y mucho, he estado con amigos y pensando en los amigos siguientes y después pensando en que tenía cena en casa de tal y al final de todo, sintiéndome mal por no haber pasado el tiempo suficiente con la gente que quiero. El tiempo no da para más… es lo que hay, ojalá los días fueran más largos cuando estas de visita.
Nuestra familia y amigos realmente nos quieren mucho y nosotros también, pero, por desgracia para todos, aquí ya tenemos otra vida, otra realidad y lo mismo el niño, no podemos renunciar a nuestros orígenes, ni quiero que pase, pero tampoco podemos limitarnos a vivir aquí y volvernos al pueblo o a la ciudad cuando tenemos unos días libres… hay que visitar otros sitios.
Así que, pese a ser difícil hay que meterse en la cabeza esto y saber que vivir fuera no te permite ver a tu familia y amigos tanto como quisieras, es la dura realidad. Hay que asimilarlo y vivir con ello. Eso sí, cuando estés en casa, intentar disfrutar lo máximo posible, algo que con hijos para algunos es fácil, pero para otros no. Cuando sea más mayor supongo que podremos mandar a Ekai más tiempo con sus abuelos, tíos y primos!
Es un post un poco tristón, lo sé! Publicaremos algo más alegre la próxima vez!

El viaje en avión

Cuando vives en el extranjero la vuelta a casa (aunque sea por unos días) es algo muy grande. En mi caso, cuando vuelvo no estoy fuera de contexto, aunque quiero hacer las cosas que hacía antes y que quizá a mis amigos y familiares no les guste tanto ya, pero bueno, como vuelves unos días, ellos están ahí para apoyarte y hacerte sentirte feliz.
Con Ekai las cosas cambian un poco, volver a tu tierra es igualmente reconfortante o, incluso, mejor porque hace más ilusión si cabe, pero también es más incómodo. Primero, por el viaje… si tienes la suerte de tener un vuelo directo hasta tu ciudad, genial, si eres como yo que no tiene vuelos Birmingham-Bilbao es un poco engorroso. En nuestro caso, hemos aprendido a minimizar el equipaje, sobre todo el mío ya que casi todo lo que le llevamos es de Ekai.
Si viajáis los dos padres, genial, aunque hay que coordinarse bien a la hora de pasar los controles y de dar de comer al niño en el aeropuerto y en el avión.
Si vas solo, como fui yo con Ekai la última vez… cambia la cosa. Tengo suerte de que Ekai es muy bueno y en los aviones se porta bien, con un año recién cumplido ya ha volado 10 veces así que no le es un lugar desconocido.
La última vez conseguí que un amigo de mi pueblo me dejara un carro y me lo llevé en la mochila, con su bolsa y una maleta de mano (yo apenas llevaba ropa), todo fue más o menos bien. Me fui en tren hasta Manchester airport, en hora y media estaba allí, el tren es lo mejor ya que se puede pasear en caso de emergencia o se le puede cambiar en caso de emergencia total. El bus es mucho más incómodo… Una vez allí, con el niño en la mochila, fui pasando todos los controles y todo el mundo se ofrecía a ayudarme, pasé el escáner con el niño encima y me revisaron la mochila, para después revisarme hasta el agua del biberón, su comidita etc. Todo! Era un poco extraño ver como metían sus verduritas en una especie de maleta que a su vez iba a una máquina que decía que no tenía elementos peligrosos… mi experiencia en los aeropuertos españoles es totalmente opuesta, no se la vuestra… ya me diréis.

IMG-20150805-WA0006

(No tengo ninguna foto del avión pero muestro esta con la mochila, una pena que ya casi no puedo llevarle porque pesa demasiado, pero ha sido una de las mejores inversiones que hemos hecho)

Una vez en el avión las tcp se portaron muy bien, se nota mucho con que compañía vuelas, la ida la hice con Easyjet y fue muy bien porque me encontré a una pareja al lado que incluso le dieron de comer, todo el mundo me miraba con una sonrisa y me decía lo buen chico que es Ekai, porque no lloró ni un segundo. Al llegar todo el mundo me quería ayudar con la maleta y con el crío, fue genial!
La vuelta fue igual o mejor, viajé con British Airwais a London Heathrow y las tcp enseguida me llevaron a la última fila de asientos que estaba vacía, me ayudaron en todo, fue genial, incluso una chica que estaba al lado se ocupó de Ekai mientras yo iba al servicio.
Por cierto, yo siempre había pensado que los padres con críos pequeños tenían preferencia en los aviones, pero ahora ya la mayoría de las compañías (sobre todo las de low cost) no lo hacen a no ser que pagues. Una de las últimas veces yo me puse con todo mi morro en la cola de los que pagan y me mandaron para atrás…
Muchos y muchas sabréis que al despegar y aterrizar lo mejor es que el niño este bebiendo del biberón, tomando pecho o con el chupete (si tienes la suerte de que esté dormido genial) para que no se le taponen los oídos. Ekai en todos los vuelos ha superado la prueba, yo cuando está despegando el avión le doy el biberón y suele funcionar, al aterrizar, si puedo le doy otro.
Viajar en avión con un bebé puede ser un poco engorroso, pero si te organizas bien y no pierdes la calma se puede convertir en un viaje agradable donde, además, todo el mundo te ayuda. Esto, por supuesto, no siempre pasa (ojalá) pero, en mi caso y hasta ahora, todo ha ido muy bien (toco madera).
Ahora que vienen las Navidades mucha gente viajaréis… Feliz viaje!
Como he empezado a hablar de la vuelta a casa, en mi siguiente post hablaré de lo que me supone estar mi tierra con el crío recién nacido.

La imposible historia de como sacar el pasaporte de un niño en Londres

La semana pasada fue el cumpleaños de Ekai, fue genial, dos fiestas, de las cuales, una fue en casa para amigos sin hijos y otra fue en el Wildlife Centre (al lado de Canonhill park) en Birmingham que fue genial junto con su amiga Valentina que cumple sólo dos días antes!. Todos lo pasamos muy bien y agradezco a Nerea su atención casi exclusiva y su buen hacer para que Ekai, Valentina y sus amigos se sintieran como en casa (al igual que sus padres). Eskerrik asko Nere. Ojalá pudiéramos haber invitado a más gente pero nos fue imposible.
También he estado de gira con la compañía de Jesús Fernández y su espectáculo “Gaditaneando”, he estado en Manchester haciendo de Tour manager y dentro del festival Flamenco Edition, que está genial y el año que viene en mayo vuelve por el Reino Unido con novedades.
Una semana muy ocupada, incluso (con todo mi dolor) me perdí el cumpleaños de Ekai por estar trabajando en Manchester… su primer año, siempre me acordaré.
El caso es que por todo esto no pude escribir un post la semana pasada y hoy quiero escribir uno sobre lo difícil que nos resultó hacerle el pasaporte a Ekai.

pasaporte español
Para hacerle este documento “obligatorio e imprescindible” viviendo en el extranjero (o por lo menos en el Reino Unido) tienes que rellenar bastantes documentos, imprimir bastantes cosas y conseguir una cita en el consulado, la información que te prestan no es muy buena así que tienes que intuir muchas cosas y mirar en foros… Quizá otros tuvieron una mejor experiencia, la nuestra fue bastante mala.
Nosotros una vez registramos a Ekai en el register office de Birmingham, enviamos su hoja de empadronamiento junto con otros documentos y nuestros DNIs o pasaportes originales al consulado, de ahí nos enviaron diez días después nuestros documentos y el libro de familia imprescindible para sacarle el pasaporte. Hasta ahí todo genial y empezaba a pensar que la burocracia española iba a funcionar bien en este procedimiento.
Después pedí una cita para el pasaporte por internet, no recuerdo el día, pero sí la hora, la 1.15 del mediodía en el consulado de Londres (es muy triste que en el país con mayor emigración española del momento sólo haya dos consulados, uno en Edimburgo y otro en Londres, me dijeron que el de Manchester está cerrado).
Una vez hecha la cita con semanas de antelación vi en foros y me dijeron algunos amigos que necesitaba dos citas el mismo día, una para el pasaporte pero otra para registrarle en el consulado… lo cual, me parecía una estupidez, porque una vez que tienes la cita, solucionas los dos trámites a la vez, así que llamé al consulado y tras cuatro días de intentos por fin di con alguien, que me dijo, que, en efecto, necesitaba dos citas, le dije que por favor, si podía hacerme un hueco después o antes de la 1.15pm pero me dijo que no, que solo podía cogerme las citas de 9 a 9.15 y de 9.15 a 9.30… más o menos. Yo le dije que veníamos desde Birmingham con un bebé y que teníamos que usar el transporte público, por lo que teníamos que madrugar muchísimo y le dio bastante igual… además él no me cogió la cita sino que la tuve que coger yo por internet. Quise anular la de la 1.15 pero eso sí que ya me fue imposible. Un desastre.
Ese día nos levantamos a las 5 de la mañana, cogimos el bus a las 6.30 y llegamos a las 8.30 a Londres, media hora corriendo y llegamos al consulado, situado en el exclusivo barrio de Chelsea, aunque no me hubiera importado que estuviera situado en otro lugar y fuera un poco más accesible, no había por donde subir el carro y tuvimos que hacerlo a mano (el de seguridad ni se dignó).

consulado-espanol

Después presentar los papeles a todo correr y zas!! me viene un tipo y me dice que me falta la fotocopia del libro de familia… yo tenía el libro pero no la fotocopia, que o se debió traspapelar o creo que no ponía en la web que había que llevarla (a estas alturas, no estoy seguro), el caso es que el funcionario público español me dijo que a dos bloques a la izquierda y después tres giros a la derecha y noseque mas… a unos 20 minutos andando, había una tienda en la que podía sacar la fotocopia… y le dije que por favor, si no era tan molesto, que me la hiciera él, Le comenté que venía de Birmingham, que ya de por sí estaba cansado y que no me hiciera las cosas más difíciles ya que mi pareja había pedido vacaciones en el trabajo y yo día libre… El tío me cogió el papel de mala manera y se fue refunfuñando como si me fuera a hacer el mayor favor de su vida con el máximo esfuerzo posible… encima! Yo le dije que no sé por qué se ponía así, que llevaba todos los papeles en regla y que creo que este documento en concreto no estaba especificado en la web… el tío siguió, “que si siempre igual, que si no leéis bien…”
Finalmente mi pareja se encargó de coger el papel porque yo ya estaba de mal humor… me mandaron abajo y me encontré en un sótano sin ventanas con decenas de personas con niños sin niños… y tres ventanillas copadas por gente y con funcionarios totalmente sobrepasados por la situación… yo fui, iluso de mi con un numerito que nos dieron al entrar (recordad que había cogido dos citas) y pregunté a alguien que estaba por allí a ver que tenía que hacer, me dijeron que esperar y cuando saliera mi numero ir a la ventanilla como en cualquier sitio, pero antes, depositar el dinero a una señora (idéntica a Carmen Martínez Bordiú) que estaba allí solo para cobrar, sin el resguardo de pago no podías ir a ventanilla, así que, como siempre, lo primero pagar…
Después cuando me tocó mi número le dije que como iba lo de las citas, que yo tenía dos, que me obligaron a coger dos… a ella le salió una sonrisilla y me dijo que era una tontería, que no me tenía que haber preocupado porque los dos trámites se hacían del tirón… que sino menudo lio… Eso acabó de indignarme por completo ya que había cambiado todos mis planes por esa historia y nuestro viaje había sido más largo, más incómodo y peor por esa “tontería”…
Pero bueno, contento podía estar de estar en la ventanilla y a punto de solucionar el trámite… mi novia y Ekai estaban detrás y una vez hecho todo miró la foto del bebé y me preguntó dónde estaba, yo le dije que allí detrás que si quería que lo trajese a lo que ella respondió con palabras textuales: “No hace falta, si todos los niños son iguales…” y ni miró a Ekai, vamos, que podría haber sido cualquier niño… Una vez acabados todos los trámites, con miles de fotocopias que sacar y archivado en una caja con otros tantos documentos, me dijo que no me podía asegurar que las autoridades españolas iban a validar la foto, puesto que tenía un fondo (aunque blanco) azulado y que en los pasaportes españoles las fotos deben ser “exclusivamente con fondo blanco” y que en este país tienden a sacarte las fotos con este fondo azulado… Yo le pregunté por qué no especificaban eso en la web… así lo sabríamos y no tendríamos que estar dos semanas esperando si aceptaban o no… me miró con cara de indiferencia y ahí se acabó la conversación.
Las tres semanas siguientes estuvimos esperando el pasaporte, nos dijeron, que si en una semana no te llamaban es que había sido aceptado, no nos llamaron así que estábamos seguros de que llegaría y llegó, pero lo que costó. Justo dos semanas después de eso nos íbamos de viaje, menos mal que lo hicimos con tiempo…
Esto sucedió en Febrero de 2015, lo recuerdo como si fuera ayer, el estrés fue máximo desde mi primera llamada de teléfono, me encantaría que este tipo de burocracias se pudieran solucionar de alguna otra manera. Te obligan a tener un documento para el cual tienes que pagar, rogar y pasarlas canutas… vamos que eso de que la embajada o el consulado es como tu casa me lo paso yo por…
En fin… otro día cuento algo más alegre, un besazo y feliz semana!!!

El Baby Group

Después de una semana durísima, con la desgracia de Paris, en la que uno se vuelve a plantear que hace viviendo en el extranjero, cuando en casa, aunque te pueda pasar lo mismo, estás en casa, y especialmente ahora que Ekai existe y que hay que pensar en él y en su futuro, viviendo en un país al que no perteneces y al que él no sabe muy bien si va a querer pertenecer o no… osea, unas cuantas ralladas, hemos continuado con nuestro día a día, normal y corriente. El lunes piscina, donde disfrutamos como siempre y el martes el baby group.
Hoy voy a hablar del baby group: Ahora que Ekai anda, todo es más emocionante para todos… nosotros los padres estamos super orgullosos de nuestro pequeño que empieza a caminar, y él, de repente ha descubierto un mundo nuevo… el de los dos pies!
Una de esas novedades es que Ekai se pasa todo el rato recorriendo la habitación del baby group de un sitio para otro, le gusta más andar que los juguetes… el lunes fuimos al museo de arte y en aquellas amplias habitaciones se sentía el rey… andaba, corría, se caía, se levantaba, se cruzaba con gente… le encantaba!
En Birmingham hay varios baby groups, en bibliotecas, centros sociales, incluso Tescos… yo voy a uno que esta cerquita de mi casa en el “Children centre”, normalmente nos juntamos entre 10 y 15 madres (soy el único padre) y nuestros respectivos pequeños. En el que voy yo casi todos son de la misma edad, aunque eso da igual, nos relacionamos más entre los adultos que los niños entre ellos (a esta edad, los pobres, creo que no saben muy bien que es relacionarse).

P1350767
Hablar con las madres me ha servido de mucho, para muchas cosas, realmente no he aprendido casi nada nuevo (mi pareja me ha enseñado muchísimo y el resto por mí mismo) pero sí que nos contamos cosas que nos ocurren, inquietudes, dudas… pasamos un rato hablando de nuestros hijos con personas que no conoces (aunque ahora sí que nos conocemos) mientras tu hijo juega con juguetes, tambores, plásticos, libros… también se podía llamar algo así como baby & parents group…
Yo me lo paso genial y Ekai también. Además la forma de relacinarse es muy fácil, tú sigues a tu hijo y allí donde se pare hablas con la madre que este allí plantada, según se vuelve a levantar tu hijo pues vas a otro sitio con él y te encuentras con otra persona… A veces juegas con él pero también le dejas solo y a ver que hace… y al final todos a cantar (bueno, yo no canto que no quiero arruinar el día a nadie), todo esto en hora y media y supervisado por dos especialistas en la materia. Es genial!
Normalmente los baby groups son gratis o se paga una cantidad simbólica, en mi caso es gratis y no tuve ni que buscarlo, ya que dos de las responsables vinieron a casa cuando Ekai tenía semanas y nos invitaron a pasar. Ekai lleva yendo desde los dos meses, primero con su madre y ahora conmigo.
Yo recomendaría a todo el mundo que tenga posibilidad y tiempo a ir de vez en cuando a un baby group, especialmente si el niño no va a la guardería, es una forma de relacionarse con otros niños y jugar con cosas diferentes, pero para los padres también es algo muy positivo, para mi sin duda. Si no sabes dónde ir lo mejor es preguntar en la biblioteca o en tu centro de salud.
Lo que sí que tengo duda es si estos baby groups existen en España o no. A mí no me suenan pero seguro que me equivoco.