El viaje en avión

Cuando vives en el extranjero la vuelta a casa (aunque sea por unos días) es algo muy grande. En mi caso, cuando vuelvo no estoy fuera de contexto, aunque quiero hacer las cosas que hacía antes y que quizá a mis amigos y familiares no les guste tanto ya, pero bueno, como vuelves unos días, ellos están ahí para apoyarte y hacerte sentirte feliz.
Con Ekai las cosas cambian un poco, volver a tu tierra es igualmente reconfortante o, incluso, mejor porque hace más ilusión si cabe, pero también es más incómodo. Primero, por el viaje… si tienes la suerte de tener un vuelo directo hasta tu ciudad, genial, si eres como yo que no tiene vuelos Birmingham-Bilbao es un poco engorroso. En nuestro caso, hemos aprendido a minimizar el equipaje, sobre todo el mío ya que casi todo lo que le llevamos es de Ekai.
Si viajáis los dos padres, genial, aunque hay que coordinarse bien a la hora de pasar los controles y de dar de comer al niño en el aeropuerto y en el avión.
Si vas solo, como fui yo con Ekai la última vez… cambia la cosa. Tengo suerte de que Ekai es muy bueno y en los aviones se porta bien, con un año recién cumplido ya ha volado 10 veces así que no le es un lugar desconocido.
La última vez conseguí que un amigo de mi pueblo me dejara un carro y me lo llevé en la mochila, con su bolsa y una maleta de mano (yo apenas llevaba ropa), todo fue más o menos bien. Me fui en tren hasta Manchester airport, en hora y media estaba allí, el tren es lo mejor ya que se puede pasear en caso de emergencia o se le puede cambiar en caso de emergencia total. El bus es mucho más incómodo… Una vez allí, con el niño en la mochila, fui pasando todos los controles y todo el mundo se ofrecía a ayudarme, pasé el escáner con el niño encima y me revisaron la mochila, para después revisarme hasta el agua del biberón, su comidita etc. Todo! Era un poco extraño ver como metían sus verduritas en una especie de maleta que a su vez iba a una máquina que decía que no tenía elementos peligrosos… mi experiencia en los aeropuertos españoles es totalmente opuesta, no se la vuestra… ya me diréis.

IMG-20150805-WA0006

(No tengo ninguna foto del avión pero muestro esta con la mochila, una pena que ya casi no puedo llevarle porque pesa demasiado, pero ha sido una de las mejores inversiones que hemos hecho)

Una vez en el avión las tcp se portaron muy bien, se nota mucho con que compañía vuelas, la ida la hice con Easyjet y fue muy bien porque me encontré a una pareja al lado que incluso le dieron de comer, todo el mundo me miraba con una sonrisa y me decía lo buen chico que es Ekai, porque no lloró ni un segundo. Al llegar todo el mundo me quería ayudar con la maleta y con el crío, fue genial!
La vuelta fue igual o mejor, viajé con British Airwais a London Heathrow y las tcp enseguida me llevaron a la última fila de asientos que estaba vacía, me ayudaron en todo, fue genial, incluso una chica que estaba al lado se ocupó de Ekai mientras yo iba al servicio.
Por cierto, yo siempre había pensado que los padres con críos pequeños tenían preferencia en los aviones, pero ahora ya la mayoría de las compañías (sobre todo las de low cost) no lo hacen a no ser que pagues. Una de las últimas veces yo me puse con todo mi morro en la cola de los que pagan y me mandaron para atrás…
Muchos y muchas sabréis que al despegar y aterrizar lo mejor es que el niño este bebiendo del biberón, tomando pecho o con el chupete (si tienes la suerte de que esté dormido genial) para que no se le taponen los oídos. Ekai en todos los vuelos ha superado la prueba, yo cuando está despegando el avión le doy el biberón y suele funcionar, al aterrizar, si puedo le doy otro.
Viajar en avión con un bebé puede ser un poco engorroso, pero si te organizas bien y no pierdes la calma se puede convertir en un viaje agradable donde, además, todo el mundo te ayuda. Esto, por supuesto, no siempre pasa (ojalá) pero, en mi caso y hasta ahora, todo ha ido muy bien (toco madera).
Ahora que vienen las Navidades mucha gente viajaréis… Feliz viaje!
Como he empezado a hablar de la vuelta a casa, en mi siguiente post hablaré de lo que me supone estar mi tierra con el crío recién nacido.