La imposible historia de como sacar el pasaporte de un niño en Londres

La semana pasada fue el cumpleaños de Ekai, fue genial, dos fiestas, de las cuales, una fue en casa para amigos sin hijos y otra fue en el Wildlife Centre (al lado de Canonhill park) en Birmingham que fue genial junto con su amiga Valentina que cumple sólo dos días antes!. Todos lo pasamos muy bien y agradezco a Nerea su atención casi exclusiva y su buen hacer para que Ekai, Valentina y sus amigos se sintieran como en casa (al igual que sus padres). Eskerrik asko Nere. Ojalá pudiéramos haber invitado a más gente pero nos fue imposible.
También he estado de gira con la compañía de Jesús Fernández y su espectáculo “Gaditaneando”, he estado en Manchester haciendo de Tour manager y dentro del festival Flamenco Edition, que está genial y el año que viene en mayo vuelve por el Reino Unido con novedades.
Una semana muy ocupada, incluso (con todo mi dolor) me perdí el cumpleaños de Ekai por estar trabajando en Manchester… su primer año, siempre me acordaré.
El caso es que por todo esto no pude escribir un post la semana pasada y hoy quiero escribir uno sobre lo difícil que nos resultó hacerle el pasaporte a Ekai.

pasaporte español
Para hacerle este documento “obligatorio e imprescindible” viviendo en el extranjero (o por lo menos en el Reino Unido) tienes que rellenar bastantes documentos, imprimir bastantes cosas y conseguir una cita en el consulado, la información que te prestan no es muy buena así que tienes que intuir muchas cosas y mirar en foros… Quizá otros tuvieron una mejor experiencia, la nuestra fue bastante mala.
Nosotros una vez registramos a Ekai en el register office de Birmingham, enviamos su hoja de empadronamiento junto con otros documentos y nuestros DNIs o pasaportes originales al consulado, de ahí nos enviaron diez días después nuestros documentos y el libro de familia imprescindible para sacarle el pasaporte. Hasta ahí todo genial y empezaba a pensar que la burocracia española iba a funcionar bien en este procedimiento.
Después pedí una cita para el pasaporte por internet, no recuerdo el día, pero sí la hora, la 1.15 del mediodía en el consulado de Londres (es muy triste que en el país con mayor emigración española del momento sólo haya dos consulados, uno en Edimburgo y otro en Londres, me dijeron que el de Manchester está cerrado).
Una vez hecha la cita con semanas de antelación vi en foros y me dijeron algunos amigos que necesitaba dos citas el mismo día, una para el pasaporte pero otra para registrarle en el consulado… lo cual, me parecía una estupidez, porque una vez que tienes la cita, solucionas los dos trámites a la vez, así que llamé al consulado y tras cuatro días de intentos por fin di con alguien, que me dijo, que, en efecto, necesitaba dos citas, le dije que por favor, si podía hacerme un hueco después o antes de la 1.15pm pero me dijo que no, que solo podía cogerme las citas de 9 a 9.15 y de 9.15 a 9.30… más o menos. Yo le dije que veníamos desde Birmingham con un bebé y que teníamos que usar el transporte público, por lo que teníamos que madrugar muchísimo y le dio bastante igual… además él no me cogió la cita sino que la tuve que coger yo por internet. Quise anular la de la 1.15 pero eso sí que ya me fue imposible. Un desastre.
Ese día nos levantamos a las 5 de la mañana, cogimos el bus a las 6.30 y llegamos a las 8.30 a Londres, media hora corriendo y llegamos al consulado, situado en el exclusivo barrio de Chelsea, aunque no me hubiera importado que estuviera situado en otro lugar y fuera un poco más accesible, no había por donde subir el carro y tuvimos que hacerlo a mano (el de seguridad ni se dignó).

consulado-espanol

Después presentar los papeles a todo correr y zas!! me viene un tipo y me dice que me falta la fotocopia del libro de familia… yo tenía el libro pero no la fotocopia, que o se debió traspapelar o creo que no ponía en la web que había que llevarla (a estas alturas, no estoy seguro), el caso es que el funcionario público español me dijo que a dos bloques a la izquierda y después tres giros a la derecha y noseque mas… a unos 20 minutos andando, había una tienda en la que podía sacar la fotocopia… y le dije que por favor, si no era tan molesto, que me la hiciera él, Le comenté que venía de Birmingham, que ya de por sí estaba cansado y que no me hiciera las cosas más difíciles ya que mi pareja había pedido vacaciones en el trabajo y yo día libre… El tío me cogió el papel de mala manera y se fue refunfuñando como si me fuera a hacer el mayor favor de su vida con el máximo esfuerzo posible… encima! Yo le dije que no sé por qué se ponía así, que llevaba todos los papeles en regla y que creo que este documento en concreto no estaba especificado en la web… el tío siguió, “que si siempre igual, que si no leéis bien…”
Finalmente mi pareja se encargó de coger el papel porque yo ya estaba de mal humor… me mandaron abajo y me encontré en un sótano sin ventanas con decenas de personas con niños sin niños… y tres ventanillas copadas por gente y con funcionarios totalmente sobrepasados por la situación… yo fui, iluso de mi con un numerito que nos dieron al entrar (recordad que había cogido dos citas) y pregunté a alguien que estaba por allí a ver que tenía que hacer, me dijeron que esperar y cuando saliera mi numero ir a la ventanilla como en cualquier sitio, pero antes, depositar el dinero a una señora (idéntica a Carmen Martínez Bordiú) que estaba allí solo para cobrar, sin el resguardo de pago no podías ir a ventanilla, así que, como siempre, lo primero pagar…
Después cuando me tocó mi número le dije que como iba lo de las citas, que yo tenía dos, que me obligaron a coger dos… a ella le salió una sonrisilla y me dijo que era una tontería, que no me tenía que haber preocupado porque los dos trámites se hacían del tirón… que sino menudo lio… Eso acabó de indignarme por completo ya que había cambiado todos mis planes por esa historia y nuestro viaje había sido más largo, más incómodo y peor por esa “tontería”…
Pero bueno, contento podía estar de estar en la ventanilla y a punto de solucionar el trámite… mi novia y Ekai estaban detrás y una vez hecho todo miró la foto del bebé y me preguntó dónde estaba, yo le dije que allí detrás que si quería que lo trajese a lo que ella respondió con palabras textuales: “No hace falta, si todos los niños son iguales…” y ni miró a Ekai, vamos, que podría haber sido cualquier niño… Una vez acabados todos los trámites, con miles de fotocopias que sacar y archivado en una caja con otros tantos documentos, me dijo que no me podía asegurar que las autoridades españolas iban a validar la foto, puesto que tenía un fondo (aunque blanco) azulado y que en los pasaportes españoles las fotos deben ser “exclusivamente con fondo blanco” y que en este país tienden a sacarte las fotos con este fondo azulado… Yo le pregunté por qué no especificaban eso en la web… así lo sabríamos y no tendríamos que estar dos semanas esperando si aceptaban o no… me miró con cara de indiferencia y ahí se acabó la conversación.
Las tres semanas siguientes estuvimos esperando el pasaporte, nos dijeron, que si en una semana no te llamaban es que había sido aceptado, no nos llamaron así que estábamos seguros de que llegaría y llegó, pero lo que costó. Justo dos semanas después de eso nos íbamos de viaje, menos mal que lo hicimos con tiempo…
Esto sucedió en Febrero de 2015, lo recuerdo como si fuera ayer, el estrés fue máximo desde mi primera llamada de teléfono, me encantaría que este tipo de burocracias se pudieran solucionar de alguna otra manera. Te obligan a tener un documento para el cual tienes que pagar, rogar y pasarlas canutas… vamos que eso de que la embajada o el consulado es como tu casa me lo paso yo por…
En fin… otro día cuento algo más alegre, un besazo y feliz semana!!!

Anuncios

El Baby Group

Después de una semana durísima, con la desgracia de Paris, en la que uno se vuelve a plantear que hace viviendo en el extranjero, cuando en casa, aunque te pueda pasar lo mismo, estás en casa, y especialmente ahora que Ekai existe y que hay que pensar en él y en su futuro, viviendo en un país al que no perteneces y al que él no sabe muy bien si va a querer pertenecer o no… osea, unas cuantas ralladas, hemos continuado con nuestro día a día, normal y corriente. El lunes piscina, donde disfrutamos como siempre y el martes el baby group.
Hoy voy a hablar del baby group: Ahora que Ekai anda, todo es más emocionante para todos… nosotros los padres estamos super orgullosos de nuestro pequeño que empieza a caminar, y él, de repente ha descubierto un mundo nuevo… el de los dos pies!
Una de esas novedades es que Ekai se pasa todo el rato recorriendo la habitación del baby group de un sitio para otro, le gusta más andar que los juguetes… el lunes fuimos al museo de arte y en aquellas amplias habitaciones se sentía el rey… andaba, corría, se caía, se levantaba, se cruzaba con gente… le encantaba!
En Birmingham hay varios baby groups, en bibliotecas, centros sociales, incluso Tescos… yo voy a uno que esta cerquita de mi casa en el “Children centre”, normalmente nos juntamos entre 10 y 15 madres (soy el único padre) y nuestros respectivos pequeños. En el que voy yo casi todos son de la misma edad, aunque eso da igual, nos relacionamos más entre los adultos que los niños entre ellos (a esta edad, los pobres, creo que no saben muy bien que es relacionarse).

P1350767
Hablar con las madres me ha servido de mucho, para muchas cosas, realmente no he aprendido casi nada nuevo (mi pareja me ha enseñado muchísimo y el resto por mí mismo) pero sí que nos contamos cosas que nos ocurren, inquietudes, dudas… pasamos un rato hablando de nuestros hijos con personas que no conoces (aunque ahora sí que nos conocemos) mientras tu hijo juega con juguetes, tambores, plásticos, libros… también se podía llamar algo así como baby & parents group…
Yo me lo paso genial y Ekai también. Además la forma de relacinarse es muy fácil, tú sigues a tu hijo y allí donde se pare hablas con la madre que este allí plantada, según se vuelve a levantar tu hijo pues vas a otro sitio con él y te encuentras con otra persona… A veces juegas con él pero también le dejas solo y a ver que hace… y al final todos a cantar (bueno, yo no canto que no quiero arruinar el día a nadie), todo esto en hora y media y supervisado por dos especialistas en la materia. Es genial!
Normalmente los baby groups son gratis o se paga una cantidad simbólica, en mi caso es gratis y no tuve ni que buscarlo, ya que dos de las responsables vinieron a casa cuando Ekai tenía semanas y nos invitaron a pasar. Ekai lleva yendo desde los dos meses, primero con su madre y ahora conmigo.
Yo recomendaría a todo el mundo que tenga posibilidad y tiempo a ir de vez en cuando a un baby group, especialmente si el niño no va a la guardería, es una forma de relacionarse con otros niños y jugar con cosas diferentes, pero para los padres también es algo muy positivo, para mi sin duda. Si no sabes dónde ir lo mejor es preguntar en la biblioteca o en tu centro de salud.
Lo que sí que tengo duda es si estos baby groups existen en España o no. A mí no me suenan pero seguro que me equivoco.

Nacimiento de Ekai

Evidentemente yo no sé qué es dar a luz, pero si puedo tener una perspectiva de lo que puede ser, sé que es una experiencia muy dura (eso siempre) y a veces puede ser gratificante pero otras no. Por eso son muy importantes los hospitales. Aquí en Birmingham no nos podemos quejar de cómo nos trataron, Ekai nació en el City Hospital y, aunque las instalaciones eran un poco antiguas, tanto las observaciones antes de nacer como las de después fueron muy bien.
Lo que fue el parto fue un poco diferente ya empezó un poco raro porque justo antes de nacer, mi pareja sabía que estaba a punto de dar a luz pero la enfermera de turno pensaba que no… No voy a dar más detalles pero esto podría haber arruinado toda la experiencia, afortunadamente se quedó en una anécdota más para contar.
Otra cosa que no me gustó del hospital es que como parecía que el niño no iba a nacer durante la noche (que al final si, nació a las 4.30 de la mañana) me mandaron a casa a las 9 de la noche porque el horario de visitas se acababa, parece que es así en todos los hospitales públicos, a mi pareja la trasladaron a una habitación grande compartida con otras mujeres y yo no podía estar, de hecho no podía volver de visita hasta el día siguiente a partir de la una del mediodía…
Por cierto, esa noche (ley de Murphy) se me fastidio el móvil y era el único contacto que tenía el hospital conmigo. Me costó un montón pero conseguí darles el número de casa y encontré un teléfono viejo para meter mi tarjeta, lo único que tenía sólo una rayita mínima de batería y no tenía cargador… imaginaos lo que dormí… nada. Finalmente el niño sí que venía esa noche y tanto mi pareja como el hospital me llamaron. Estuvo genial porque mi pareja me llamo, me dijo que el nacimiento era inminente y el teléfono se apagó justo al colgar y ya saliendo de casa me llamaron del hospital al fijo, que jamás pensé que pasaría porque aunque le repetí mil veces mi lo que me paso, mi experiencia en este país me dice que no me van a entender.
El niño nació, pequeñito porque fue prematuro (solo una semana) pero fue bien en general, para ella fue doloroso pero también hubo situaciones cómicas, dignas de una peli. Cuando tenía a Ekai en mis brazos de repente me dijeron que me tenía que marchar… así que me tuve que ir… a las 7 de la mañana iba camino de casa con una sonrisa de oreja a oreja y en principio no podía volver hasta la 1 del mediodía. Me metí en la cama pero… quien puede dormir!!!… me duché y lo primero que hice es llevar el teléfono a arreglar, tenía que tener mil whassaps y mil llamadas y yo sin teléfono en el día más importante de mi vida!!!
Después aunque hasta la una no podía ir al hospital me colé y a las 9.30 estaba allí, al lado de mi pequeñín y de mi novia que no había dormido nada. Fue increíble.
En este país te animan a que la madre dé el pecho a sus hijos. En general las británicas no son muy proclives a hacerlo (según me comentaron en el hospital, por lo tanto, no lo puedo afirmar con rotundidad) y el gobierno gasta al año muchísimo dinero (supongo que en leche materna) debido a ello. Ekai recibió pecho los seis primeros meses, aunque le costó mucho al principio decidimos seguir adelante, pero cada uno es libre de hacer lo que quiera y en el hospital era como que casi te hacían sentir mal si no dabas pecho o si mostrabas dudas, tampoco me gustó esa actitud.

Una de las primeras fotos de Ekai recién nacido.
Una de las primeras fotos de Ekai recién nacido. 26 de Noviembre de 2014

Eso sí, las enfermeras estuvieron super atentas y cuidaron muchísimo tanto de Ekai como de su madre…
Lo mejor es volver a casa con tu niño sano y salvo en brazos, después de meses de sentimientos encontrados, ya que es una mezcla entre alegría, ganas y preocupación, es un alivio que el primer paso de todos ha salido bien y pensar en todo lo que queda por delante…

Un día de piscina!

Una de las cosas que más me motivan a la hora de quedarme con Ekai los lunes y los martes son las dos actividades que suelo realizar durante estos días.

Por una parte, los lunes vamos a “nadar” y ambos nos lo pasamos genial. La piscina a la que voy se encuentra en un barrio más o menos céntrico y tiene su propio espacio para niños, una piscina en la que alrededor de 20 niños y sus padres entramos a la perfección, el agua está calentita y Ekai, se divierte muchísimo, a estas alturas (11 meses), ya lleva varios chapoteando con las manos y la última vez ya empezó también a mover los pies él solito, además de ir acostumbrándose a meter la cabeza debajo del agua. Así que genial.
Debo decir que con dos o tres meses ya le llevábamos. Al principio ni le gustaba ni le dejaba de gustar, no hacía nada, era como que se iba acostumbrando poco a poco a ella. Hace tres meses o así, después de haber estado tiempo sin ir, noté un cambio espectacular cuando fuimos de nuevo, parecía que la echaba de menos.

Cuando era muy pequeñito solíamos estar entre 15 y 20 minutos en el agua, ahora ya es media hora larga, cuando empiezo a notar mis dedos arrugados es momento de salir. Es un poco cansado para los padres porque realmente no les puedes soltar ningún momento y son (en mi caso) casi diez kilos de peso, pero creo que merece muchísimo la pena. Además, el último día también vi a una madre que dejaba a su hijo gatear por el bordillo, y parecía que se lo pasaba muy bien… voy a probarlo.
En la “pisci”, además, suelo ver a más padres (ellos) con sus hijos y es uno de los pocos sitios donde no estoy con madres solamente… Los sábados, cuando mi pareja está libre si podemos lo llevamos de nuevo a nadar, o lo lleva ella, porque es genial para todos, además acabamos súper cansados algo que hace que todos durmamos mucho mejor por las noches…

P1050885

(No tengo fotos en la piscina de Birmingham porque está prohibido. Esta foto está tomada en Mallorca, en junio, dónde estuvimos de vacaciones unos días, allí probó la piscina al aire libre, os podéis imaginar como se lo pasó).
En cuanto a lo que hacemos es básicamente, nadar, a mí me cubre hasta la rodilla así que me agacho o me siento, y con mis brazos sostengo a Ekai sobre el agua (normalmente mirándome a mi), y me muevo por la piscina, a los diez minutos ya estoy un poco cansado así que nos sentamos durante otros cinco en la escalera a relajarnos (la temperatura del agua esta genial), si quiere seguir haciendo cosas y no quiero estar moviéndome todo el rato de un lado para otro, le hago muchas tonterías, como sumergirme y sacar la cabeza o sacarle totalmente del agua y volverlo a meter, en mi caso, se lo pasa muy bien y se ríe un montón.
Lo más duro es todo el trajín que supone cambiarlo antes de nadar, cambiarlo después de nadar, dejar el carro, cambiarte tú, ducharos juntos… especialmente ahora que llora cuando sale del agua, pero bueno, una vez superados los dos primeros días, te acostumbras y empiezas a encontrar tus truquitos, como cambiarle al lado de la piscina en lugar de en el vestuario, darle el biberón nada más vestirle o dejar el carro al lado de los cambiadores, que aunque en teoría no se pueda, nadie me dice nada (de momento).
En mi caso y en Birmingham, además voy gratis, en casi todas las piscinas de la ciudad hay un programa que se llama “be active” con el que todos los días en horas puntuales puedes pasar gratis a la piscina y a otras actividades. Si os interesa podéis echar un ojo en internet o podéis escribirme a través del blog para que os lo explique. Para obtenerlo hay que obtener la Leisure card. Supongo que en otras ciudades del Reino Unido habrá cosas parecidas, sino lo mismo.
También, aunque pueda ser una obviedad yo no lo sabía, decir que hay pañales para el agua, así que no hace falta ni bañador ni nada de eso, se pueden comprar en casi todos los grandes supermercados, tipo ASDA o Tesco. Está genial, lo único, que no son reutilizables, por lo menos los que yo tengo.
Como este post se me ha hecho un poco largo, seguiré hablando en el siguiente de mi actividad de los martes, EL BABY GROUP, Ekai también se lo pasa muy bien y ha hecho ya varios amigos y amigas!

Birmingham para un niño?

El fin de semana de Halloween ha ido genial, Ekai lo pasó muy bien en la guardería y siguió jugando el sábado, también vestido de calabaza dio SUS PRIMEROS PASOS!!! Además lo hizo a lo grande… en la zona de juegos de la biblioteca de Birmingham con toda la gente mirándole, él sólo en el centro de la pista… Fue genial, ahora sólo le queda seguir un poco más y en breve acabará corriendo. Supongo que muchas madres y padres que ya han vivido esto coincidirán conmigo en que este es un momento en el que se produce una mezcla de sentimientos encontrados: Por una parte estoy muy contento porque Ekai comienza a caminar y por otra parece que ya deja de ser un bebé para convertirse en un niño… o algo así, no creéis?
El domingo estuvimos en una casa de bolas en el centro de Birmingham, al lado del Bullring, el centro comercial que domina la ciudad desde hace algo más de diez años (el Bullring es un lugar que nunca me ha gustado, pero en general no me gustan los centros comerciales). La verdad es que Ekai lo pasó muy bien, pero en vez de revolcarse entre las cientos de bolas que tenía alrededor, cosa que yo hice, se fijó en un tobogán y no quería salir de él, la cosa es que estuvo una larga media hora intentando subirse por el lado en el que se baja y era imposible pararlo… que cabezón, se nota que es medio vasco!

IMG-20151102-WA0000 IMG-20151102-WA0003
Birmingham, aunque parezca que no, tiene bastantes alternativas para los niños: juegos y actividades en museos, baby groups, talleres en iglesias, en las bibliotecas, incluso el Aston Villa tiene antes de cada partido en casa una sesión para niños en un pabellón anexo al campo, está muy bien, sólo hay un problema, todo empieza pronto y acaba pronto, ayer a las 5 ya estaba todo acabado y la única opción era marcharse a casa… Por no haber, no había ni una cafetería abierta en el centro… A LAS 6 DE LA TARDE!!!! Con todos los años que llevo aquí no debería, pero todavía me frustra.
El tiempo y la caída temprana de la noche tampoco ayudan, pero en verano, lo he comprobado y tampoco hay nada, es más en muchos parques, por lo menos en mi zona, la mayoría de las veces cuando vas a llevar a los niños a los columpios están libres, bueno, no sólo eso, están vacíos completamente… No van los niños a los columpios en esta ciudad? Si la última vez que estuve en mi pueblo los niños (y los padres) hacía cola por pillar un culumpio! Por favor, si alguien piensa lo contrario o ve habitualmente niños en los columpios a los que va que me lo diga y me dejará más tranquilo.

Igualmente, en mi barrio y en TODOS los que he estado en Birmingham no hay gente por la calle.  Por el centro durante el día sí, pero a partir de las 6 de la tarde, New Street no parece el centro de la segunda ciudad más grande del Reino Unido, ahora con el mercado alemán la cosa cambia, pero después… nada.
En fin, aquí van algunos pros y algunos contras de vivir en Birmingham, ya no sólo con un niño, también para un adulto. Hoy he estado en la piscina con Ekai y se lo ha pasado en grande y mañana iré a un baby group cercano a mi casa (Ladywood para los lectores que vivan en Birmingham). En el siguiente post hablaré sobre ambas cosas que son geniales y al crío le encantan (aunque yo me lo paso igual o mejor que él). Ambas son sin duda parte de los pros de vivir en Birmingham.

Este post se lo quiero dedicar a Inma Buendia que fue la que me dio la genial idea del nombre del blog. Oh my dad ya existía, así que se quedó con Oh mi dad! Gracias Inma!!!